i

Social y la fotografia

mayo 4, 2018

Fotografía social: ¿una bajeza?

Más allá de la BBC

Es un debate que más de una vez se ha dado entre los que hemos estudiado fotografía y del que hay opiniones marcadamente diferenciadas con posturas a veces irreconciliables. La fotografía social es toda aquella conocida como simplemente retratar a las personas en eventos de su vida, actualmente ha alcanzado cuotas como jamás antes se habían imaginado.

¿Por qué? Desde mi humilde opinión hay una sofisticación y perfección del mismo medio que aparte de hacerme preguntar hasta qué punto estamos dejando paso a la espontaneidad y la naturalidad, tenemos herramientas que nos permiten disparar a una gran calidad en cualquier situación.

Comparada con la época analógica, la cual no la pude vivir en su plenitud debido a la edad, me pilló la transición del analógico al digital, parecía un lujo al que yo no tenía acceso en absoluto.

Puedo imaginarme cómo era la fotografía analógica en una boda o en un evento, estaría mucho más limitada. La película no permitía trabajar en condiciones escasas de luz, se jugaba a lo seguro y el flash era bastante necesario en muchas situaciones.

He practicado la fotografía analógica a nivel personal pero nunca para un encargo, no obstante he leído que muchos fotógrafos de bodas norteamericanos están usando ambas técnicas conjuntamente.

Fotografía social es un término que viene a sustituir el conocido BBC (bodas, bautizos y comuniones). Se le asocia a la fotografía documental además de a la de artística. Fotografiar todos aquellos aspectos de la vida cotidiana que impliquen celebraciones familiares y eventos.

Es innegable que la fotografía digital ha producido un boom del medio. Es más fácilmente capturable, manipulable, no hay tantos riesgos gracias a las tarjetas sd salvo que te den un error o se estropeen pero en cuestiones de capacidad no está en absoluto limitada.

Cuando pienso en la mayor diferencia que estriba entre la fotografía analógica y la digital considero que hay algo fundamental que las separa.  La fotografía analógica consiste en la maestría de la propia captura, la correcta exposición según el resultado que se quisiera obtener mientras que la digital está más relacionada con postprocesamiento, con el tratamiento de la imagen tras haberla capturado. El auge de los presets que como dice mi compañero Eduardo es el espíritu de los tiempos.

La fotografía social mayoritariamente es considerada con pocas ambiciones artísticas, criticadas por muchos como algo perullo e incluso fácil de hacer. Tras llevar ya unas cuantas bodas tanto como second shooter y fotógrafa principal puedo asegurar que no es tan sencillo como aparenta. La luz cambia constantemente, todo depende de las inclemencias temporales. Por otro lado, en interiores es una historia muy diferente, nunca tienes idea del espacio en el que te vas a encontrar.

Hay pequeños detalles que se te escapan de tu control pero por ello es aconsejable ser previsor en todo lo que se pueda. Sin lugar a dudas, para la pareja es el doble estresante pero ahí se encuentra el fotógrafo o la fotógrafa de bodas, en esa vorágine intentando controlar cualquier aspecto y transmitir toda la tranquilidad que se pueda.

Luego hay otros conflictos en cierto modo que se pueden presentar. Te contrata la pareja y puede que haya invitados que no quieran en absoluto ser fotografiados a menos que se trate de un retrato grupal o similar.

Pasan muchas cosas a la vez y por ello hay que discernir o dividirse para fotografiar sin problemas, preguntando o realizando acercamientos poco invasivos.

Además de estos problemas, ¿qué sucede en cuanto a la técnica fotográfica? ¿Disparar en manual, semiautomático o personalizado? Todo depende de lo acostumbrado o familiarizado que uno esté con un modo en concreto.

Se suele aconsejar para bodas y eventos la prioridad de obturación para congelar bien las imágenes y con el ISO automático. Yo soy un poco cabezota con el modo manual pero no descarto disparar en semi automático en futuras tomas y compartiré la experiencia con vosotros.

Cuando un momento clave se aproxima hay que estar rápido y resolutivo, considero que en muchas ocasiones se trata de prever la escena y colocarse en el lugar adecuado. Parecerán necedades, sin embargo ciertos momentos no se repiten y los fallos pueden ocasionar pérdidas cruciales.

La fotografía social en realidad es compleja y habita en ella muchos subgéneros. Pone a prueba tu astucia, pragmatismo, velocidad y el dominar tus nervios.

Considero que es el perfecto equilibrio entre plasmar tu mirada fotográfica junto con obtener una toma que intuyes que tus clientes adoraran.

El propósito de esta entrada en el blog era poner de manifiesto lo enmarañado y el buen hacer que conlleva ser fotógrafo social, si dejamos a un lado la competencia palpable que hay en el sector. Siendo honesta, yo consideraba la fotografía en un principio como una forma de expresión, un diario visual. Asimismo, ejecutar proyectos fotográficos era algo que ansiaba.

A día de hoy sigo teniendo esas pretensiones, sin embargo he descubierto que con la fotografía social ocurre un modo de comunicar bastante singular así como de llegar a la gente.

El hecho de que comparten momentos de su vida personal para ser capturados te hace ser partícipe de algo particular. Impregnar tu visión en esos fragmentos de vida me motiva mas de lo que nunca hubiera imaginado.

Si quereis ver mas de nuestro trabajo aquí

Si decidís seguir indagando en otros artículos en relación con este: Lifestyle.

 

  • Leave a comment

    Información básica sobre protección de datos

    • Responsable Flamingo Fotografia .
    • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
    • Legitimación Tu consentimiento.
    • Destinatarios https://www.dondominio.com/legal/55/politica-de-privacidad/.
    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
    • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.