Factor humano

febrero 12, 2019
factor humano boda

El factor humano. Aquello que humaniza nuestra cámara

¿Es importante la conexión humana entre los sujetos para fotografiar? A continuación mi punto de vista

Este post nace a raíz de un comentario que una pareja de novios escribió. Principalmente sobre lo contentos que estaban con nuestro trabajo, tanto en la preboda como en el día de la boda. Todo ello me ha hecho pensar en el factor humano.

La verdad es que no lo escribo para darnos publicidad de que trabajamos fenomenal y molamos un montón. O que nos deberían contratar porque alguien nos pone por las nubes.

Qué va, tenemos muchísimo que aprender y un camino de exigencias personales por delante. Limar nuestros fallos y mejorar cada día son cuestiones prioritarias. Y seguro que hay trabajos buenos y no tan buenos.

En este post reflexiono sobre lo que yo considero que es el factor humano. Ese gesto que versa sobre la relación entre fotógrafo y modelo.

Cuando uno empieza a aprender a manejar su cámara, a lidiar con los aspectos técnicos. Posteriormente a retratar a personas, está muy preocupado con la técnica. Que el enfoque esté en tal sitio o en tal otro, que capte el movimiento o que congele el objeto. En definitiva, que la composición tenga los elementos que el decoro estipula .

Es muy importante la técnica sin lugar a dudas. Y recordando estas sesiones que nos traen aquí, me doy cuenta de lo importante que es el factor humano.

Lo que digo seguro que a muchos les suena a perogrullo y a otros les parece algo sin mayor transcendencia. A mí me apetece remarcarlo. Tal vez a otros que están empezando o que quieren hacer fotografía ocasionalmente les puede resultar interesante.

Al conocer el trabajo de otros fotógrafos, sus biografías, su visión fotográfica, se suele teorizar sobre cómo fotografíar. Sobre todo en los proyectos fotográficos, siempre se dice que la relación que se establece con las personas es importantísima. Ayuda a que las cosas sucedan, a que sus imágenes se hagan más reales y tengan una mayor fuerza.

He escuchado decir a Díaz Burgos, maestro cartagenero, en alguna de sus charlas a las que he asistido. Que un fotógrafo, cuyo nombre no recuerdo, decía que cuando uno va a fotografiar un lugar, el momento de sacar la cámara es cuando el perro del pueblo ya no te ladra.

factor humano
Díaz Burgos//Cuba

Puede que, a veces, todo esto se pase por alto. Que se piense que teniendo los conocimientos necesarios y dominando el medio en el que te mueves son atributos suficientes. Que hay un don, que simplemente acompañado de destreza en el manejo te harán sacar lo mejor de la gente.

Para mí no es así en absoluto, tal vez por mi forma de ser y de acercarme a la gente. Al menos a la que instintivamente me facilita esta aproximación, el factor humano es un elemento clave. Para mí, la relación con los retratados es más relevante que la propia destreza con el manejo de la cámara. Recalco que a lo técnico no le quito validez.

El hecho es que con esta pareja, a la que no conocíamos en absoluto previamente a que se interesaran por nosotros, tuvimos una conexión inmediata desde la primera vez.

Estas situaciones posibilitan una relajación por parte de todos, ellos están tranquilos. Confían en tí como su fotógrafo y exponen ese trocito de alma. Que no estarían dispuestos a darle a cualquiera con una cámara, grande y entrometida, que llevan los profesionales.

A su vez, esto no hace más que mejorar. Tú sientes que ellos están en modo “guardia baja” y trabajas con esa confianza que ellos han depositado en tí.

En este caso concreto, más allá del feeling, ellos comentaron que les gustaba nuestro trabajo y no tenían prejuicios fotográficos. Pudimos probar lo que consideráramos oportuno. No necesitaban imágenes muy evidentes de que parecieran ultrafelices. Se pusieron directamente en nuestras manos. Confiaban en que reflejáramos la espontaneidad y naturalidad que ya habían visto en nuestra web.

Evidentemente, a ellos debemos agradecerle todo esto, porque todo el mundo no congenia igual, ni es tan generoso. En su pueblo, en sus casas, en su boda, en su trato. Claro que nos gratifica tanto que hicieran tan fácil nuestra labor. Además de los alabanzas tan hermosas que nos dijeron a posteriori.

Si es cierto eso que se dice. Un buen modelo te hace media foto y tú la otra media. Incluso dudo de estos porcentajes, daría más a favor del modelo. Y no hablo ya de posar, si no de mostrar, lo que hemos bautizado como el factor humano. Haced la prueba.

Ahora comprendo la obsesión de algunos fotógrafos en conocer, conocer y conocer al objeto. Si pudiéramos preguntarle a Eugene Smith, ¿verdad?. Establecer vínculos que ayuden a dotar de veracidad. Todo eso acabará transcribiéndose en imágenes. La  cámara, ese intrincado mecanismo, con su sensor, su obturador, los objetivos, sus diafragmas… todo eso entiende de sentimientos igualmente.

Bueno, para los que no le gusten las metáforas, vamos a aplicárnoslo a nosotros mismos. Como otro ejemplo hablaré de un proyecto que tenía entre manos. La búsqueda del principio es muy dura, al menos para mí. Aún no había tenido el acercamiento necesario con el lugar. No había gastado el tiempo necesario en no hacer fotos. De simplemente, hablar con las personas que lo habitaban o lo transitaban.

Capa decía que si una fotografía no era lo suficientemente buena era porque no estabas lo suficientemente cerca. Voy a reinterpretar la frase en mi discurso. Le voy a dar un sentido de cercanía emocional, de factor humano.

Creo que lo que quiero decir queda claro. Repito que esto es válido para mí y en las circunstancias que te lo permitan. Aunque puede valer también para otros. Tener presente, que como todo en la vida, uno lo pasa mejor si es capaz de generar buen ambiente. Si se tiene la suerte de que posibilitarlo con quien tiene delante de su objetivo mejor que mejor.

Por supuesto, también reitero mi mayor agradecimiento a esos clientes que nos dieron tanto y que ahora son amigos.

Un abrazo a todas las personas que, como ellos, nos han hecho el trabajo algo que no parece trabajo. Y gracias finalmente a todos los que habeis leído hasta aquí.

Os dejo un enlace muy interesante que analiza como la fotógrafa Nikki S.Lee se introdujo en la cultura urbana para conocerla y poder retratarla. Y otro de nuestros posts.

Leave your comment

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Flamingo Fotografia .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://www.dondominio.com/legal/55/politica-de-privacidad/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.