i

Cómo llegué hasta aquí

marzo 1, 2018
analogicas

Una flaminga habla de su experiencia fotográfica

Paso a paso aunque de un modo breve

Flamingo está de vuelta otra vez. Teniendo en cuenta que estamos empezando en esto, parece adecuado ir indagando un poquito más en quiénes somos. Y, ¿cómo nos hemos metido en este embolao? Espero que mi experiencia suscite interés. No quiero hacer una bio hiper extensa que honestamente os pueda parecer tediosa y poco atractiva. Desde bien joven siempre había sentido interés por todo aquello que oliera a artístico.

He llegado a dibujar, sobre todo a escribir, intentar tocar instrumentos y a intervalos la fotografía. En mis años de infancia y juventud las cámaras analógicas seguían petándolo y a mi me gustaba pillarme las típicas desechables de aquellas mini-excursiones en el colegio o en el instituto. Luego llegó la fiebre “photoshophera” a la cual me uní. Autorretratos o simplemente retratos a los que cambiaba el fondo. Toda una experiencia eso de quitar a tu antojo lo que quisieras… Suena más bonito de lo que realmente era pero no llegó a calarme. Probablemente alguna de esas genialidades de montaje se encuentre en algún disco duro externo.

La fotografía era para mí simplemente un instrumento de recuerdo como así había sido considerada en sus inicios. Esta definición, en cierto modo, convive en el inconsciente colectivo de la sociedad. Después de esta etapa de vorágine creativa, llegó la universidad y con ello se paralizó el tema fotográfico hasta que conseguí la beca Erasmus (¡qué hazaña!). Mi hermana mayor, muy sabia ella, tuvo la genial idea de regalarme una cámara compacta digital para registrar todo aquello que sucediera en mi estancia en el Reino Unido y desde luego que lo hice.

Cada pequeño viaje que realizaba por las islas ahí estaba mi pequeña Nikon rosa dándolo todo para capturar cada experiencia. Éste acercamiento fotográfico continuo e intenso suscitó en mí la intención de profundizar aún más en la fotografía. Es fascinante como el hecho de irnos a vivir a otro país agudiza nuestro sentido visual. Todo cobra especial relevancia. Apreciamos las diferencias y brota esa necesidad de querer tomar la mejor instantánea fotográfica.

El periodo de vuelta a España fue algo más duro. La excitación de la chispa se desvaneció. Es muy estimulante cuando uno está comenzando en esto de la fotografía. Volver a Murcia, especialmente a mi pedanía, no me generaba esa emoción que había experimentado viviendo en Inglaterra.  Más tarde, aprendería que no importa realmente dónde vives si tienes algo que contar. Un proyecto sólido que establezca un tema en el que tú te puedas basar para fotografiar. 

Mi último año de carrera acaba y por una serie de motivos decido volver al Reino Unido. Allí viviría por unos 4 años y medio. Puedo  asegurar que en ese periodo de tiempo es cuando empiezo a mirar la fotografía con otros ojos. Ya no se trata de un medio con el que capturo una supuesta realidad objetiva o unas experiencias al estilo turista. Empiezo a ansiar pretensiones más artísticas dentro del mismo.

Me regalan una Holga, experimento con una ojo de pez, ahorro unos cuantos dineros para una Canon que me dejó temblando la cuenta (el sueldo de camarera londoner no daba para más). En esta etapa me interesaba mucho el retrato. Supongo que comencé como muchos y muchas: realizando sesiones a amigos y al entorno más cercano. De una manera autodidacta, leyendo por ahí, adquiriendo libros, curioseando, profundizando más en esto. Aquí os dejo unas fotos escaneadas de mis primeras tiradas con la plastic Holga.

Luego me apunté a un curso en el Soho de Londres que fue un verdadero despertar. Una experiencia corta pero intensa. Posteriormente ingresé en un college en esta misma ciudad y finalmente volví a la tropical Murcia para estudiar fotografía en la Escuela de Arte. No quiero sonar pretenciosa ni de ir que me las sé todas con lo siguiente que vais a leer pero hubo varias personas que a lo largo de este camino fotográfico avivaron la llama para que siguiera desarrollando mi fotografía,  algunos y algunas decían que tenían eso que llaman “mirada fotográfica”.

Aún recuerdo cuando hice la prueba de selección para Kensington and Chelsea College,  tenía que coger dos páginas de un periódico y hacer una foto que resumiera un titular de una noticia. Lamentablemente yo no lo entendí así. Pensaba que una única imagen tenía que estar relacionada con todos los titulares de esas dos páginas. Cuando llegué a la entrevista con la persona que me tenía que seleccionar, se quedó a cuadros. yo no sé si para bien o para mal, de hecho Nicki (así se llamaba la fotógrafa que sería mi profesora), una mujer griega muy expresiva, con una serie de gestos no parecía aprobar lo que veían sus ojos. 

Fue toda una sorpresa cuando pasadas unas semana recibo una carta. Me han aceptado, literalmente me quedé en estado de shock, luego vino la emoción y finalmente las lagrimillas de estar un paso más cerca de cumplir mi objetivo. Todavía me pregunto cómo conseguí salir airada de aquel proceso, quizás les pareció una genialidad lo que mostré o al contrario una cagada tan gorda que quizá tan solo por eso merecía la pena seguir viendo lo que era capaz de hacer.

Finalmente acabé en la Escuela de Arte de Murcia, una experiencia que aunque no parecia en principio muy llamativa me proporcionó 2 años increíbles a muchos niveles. La bautizaría como el segundo “despertar fotográfico”, entendí verdaderamente la importancia de trabajar en ideas, de desarrollar un estilo personal y hacia donde encauzar mi fotografía. Aún sigue siendo complicado en un mundo saturado de imágenes, encontrar tu propio hueco y llegar a una audiencia pero, acaso,¿en el mundo competitivo en el que vivimos no sucede en casi todas las áreas? 

Crear o dedicarse a una labor considerada artística es complejo, es algo personal que puede sacar a relucir aspectos de ti, de tu persona. Diría que es reconocerse y permitir que fluya sin más aquello que habita en ti. En este aspecto, es importante experimentar y aprender continuamente de los diferentes estados en los que te puedas encontrar inmerso. No creo que sea nada fácil, es algo más arduo de lo que parece. Debe prevalecer la idea de querer llegar un poquito más lejos cada día.

¿Qué hizo básicamente enamorarme de la fotografía? Imagino que el hecho de aportar mi visión, de diseccionar trozos para alterar mi realidad y componerla a mi manera. Creo que ese es uno de los muchos propósitos que se esconde en muchos artistas. Añadiría, además, la experiencia de lo poderosa que puede llegar a ser una imagen o una serie de ellas. Nos sumergen en estados que a veces son indescifrables, es un código enigmático. 

Observar el trabajo de otros fotógrafos me dejó maravillada de las posibilidades que tiene como medio de expresión. Ante semejantes obras, una no puede nada más que emocionarse. Y en ese aspecto hizo mucho por mí, mi periodo de estancia en Londres. Allí tuve la posibilidad de estar continuamente viendo exposiciones y en continua búsqueda . Ojo que Murcia no se quedó atrás, y la Escuela de Arte me proporcionó múltiples referencias y una renovación fotográfica.

Si tuviera que destacar aquellos fotógrafos que me punzaron y me metieron de lleno en esto, fueron: Alberto García Alix con sus retratos y su vena más íntima y poética, Boris Savelev con su intrigante e inquietante fotografía callejera, William Eggleston con sus colores saturados y sus temas anodinos. Hay una exposición que me dejó helada y considero que nunca olvidaré. Aquella vez que ví las fotografías del gran Garry Winogrand. Solo pude clamar: ¡este tío ha capturado la vida en sí! Aquí os dejo la imagen que a día de hoy me sigue perturbando y emocionando.garry streetphoto experienciaEspero que mi experiencia os haya llegado de alguna manera, o que os hayáis visto reflejados en cierto modo. No dudes en comentar tu opinión o escribir tus impresiones, a Flamingo le gusta compartir. Si os he parecido un suplicio pido perdón. Cada post guardará un tema diferente aunque siempre relacionado con el ámbito fotográfico. Tan solo añadir que no seré yo la única que escriba en este blog, el otro flamingo aparecerá también. Gracias por haber permanecido en la lectura.

  • Leave a comment

    Información básica sobre protección de datos

    • Responsable Flamingo Fotografia .
    • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
    • Legitimación Tu consentimiento.
    • Destinatarios https://www.dondominio.com/legal/55/politica-de-privacidad/.
    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
    • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.